"El arte que trasciende, que ayuda a ver y encontrar al otro, que es expresión de la tradición y de la renovación de la fe y de belleza". Benedicto XVI

lunes, 21 de agosto de 2017

El Espíritu Vivo


Ningun cristiano tiene derecho al estancamiento o a la nostalgia del pasado, ya que el Espíritu es siempre vivo y operante, es la novedad de Dios y el Señor del tiempo futuro. De aquí se sigue cuál ha de ser el estilo de una Iglesia que sea comunión de los «santos»: tiene que estar siempre abierta al Espíritu y a sus sorpresas. Comprometida siempre en la victoria sobre la trágica resistencia del pecado personal y social.
Esta apertura a la novedad de Dios tiene que ir siempre acompañada de un profundo sentido de responsabilidad: si todos han recibido el Espíritu, todos tienen que comunicarlo, comprometiéndose de forma corresponsable con los demás para el crecimiento de la Iglesia en la comunión y en el servicio. Si la Iglesia-comunión no es un cementerio, sino un mundo de personas que viven en el Espíritu, no es tampoco el lugar de las aventuras individuales; la fidelidad al Espíritu exige un valeroso y paciente crecimiento en comunión con todos. ¡El coraje de los profetas es siempre también el humilde amor de los «santos»!

Bruno Forte. La Iglesia icono de la Trinidad

jueves, 17 de agosto de 2017

La contemplación como origen de la ciencia


El acto por el que percibimos lo dado en el mundo en la manera típica y constitutiva de la concepción del mundo, no es ciencia, sino vida. Este acto es la mirada del hombre por entero en su momento contemplativo. El hombre todo está implicado en él, en una actitud típica, que es la actitud contemplativa. Esta mirada no es ciencia, pero de ella puede originarse la ciencia.

Romano Guardini. La esencia de la concepción catolica del mundo

martes, 15 de agosto de 2017

Asunción de la Virgen María 2017.

Michel Sittow


Proclama mi alma la grandeza del Señor,

y se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador;

porque ha puesto sus ojos en la humildad de su esclava,

y por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada,

porque el Poderoso ha hecho obras grandes en mí:

su nombre es Santo,

y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

Magníficat. (Versículos 46 a 50)

domingo, 13 de agosto de 2017

Desde los eternos montes


Con los resplandecientes rayos de la palabra divina, devuelves el calor a quienes se han enfriado por la prolongada duración de esta condición fría y oscura y expulsas y disipas las tinieblas, transformando el sueño en fuerza y energía. Desde los eternos montes, esto es, con la palabra y doctrina de los padres, que supera todo conocimiento y la fuerza de cualquier razonamiento, muestras el camino a quienes quieren buscarlo.

Máximo el Confesor. Meditaciones sobre la agonía de Jesús

jueves, 10 de agosto de 2017

La certeza y los espejismos



¡Oh Señor! La belleza sólo es, pues, espejismo;
nada más Tú eres cierto: ¡Se Tú mi Dueño!
¿Dónde hallarte, en el éter, en la tierra, en mí mismo?
—Un poquito de ensueño te guiará en cada abismo,
un poquito de ensueño...

Amado Nervo. Viejo estribillo

martes, 8 de agosto de 2017

Comenzar la eternidad


Tengamos siempre presente en nuestra mente el pensamiento de que Cristo no sólo vino a librarnos del pecado sino también de las consecuencias del pecado. El vino a ayudarnos a conquistar la eternidad, y ésta comienza en este tiempo, en este mundo, aquí y ahora.

Hélder Camara. Cristianismo, socialismo, capitalismo.

viernes, 4 de agosto de 2017

Lo que exceda la capacidad del alma



S
i la inteligencia y el amor del alma jamás encuentran reposo más que en Dios y en el bien infinito, no es porque lo aprehendan, sino porque al alma nada le basta que no exceda su capacidad

San Buenaventura. Quaestiones disputatae de scientia Christi, VI

martes, 1 de agosto de 2017

Lo que no puede explicarse



 Algunos pensadores no superan nunca el límite que considera que el hombre es un animal. Por ejemplo, los marxistas, siguiendo una teoría del materialismo dialéctico, sostienen que el hombre es meramente un animal que produce, que se procura la subsistencia, y cuya vida está determinada en gran medida por fuerzas económicas. Otros pretenden que toda la vida del hombre no es sino un proceso material con un significado materialista.

¿Es posible definir al hombre en términos tan superficiales? ¿Podemos explicar el genio literario de Shakespeare, el genio musical de Beethoven y el genio artístico de Miguel Ángel en términos materialistas? ¿Podemos explicar el genio espiritual de Jesús de Nazaret en términos materialistas? ¿Podemos explicar el misterio y la magia del alma humana en términos materialistas? ¡Ah, no! Dentro del hombre hay algo que no puede explicarse en términos químicos y biológicos, pues el hombre es algo más que una minúscula fantasía de electrones en movimiento. 

Martin Luther King. La fuerza de amar

jueves, 27 de julio de 2017

Consagración



Es la mejor opción. Alma mía consagrémosno
Por siempre al profundo silencio:
Amor será mucho más dulce
Que el ponerte en evidencia

C’est le meilleur parti. Mon coeur consacrons-nous
Pour jamais au profound silence:
Amour, il me sera plus doux
Que de mettre en evidence


Francois Malaval. La belle ténèbre

martes, 25 de julio de 2017

El pago y la deuda


Éste es, cristianos, el mandato del amor; éste es el mandamiento de Cristo; ésta es nuestra obligación, y la deuda en que nos puso el amoroso Jesús: et vos debetis. Notemos mucho en este debetis, que no dijo que pagásemos, sino que debíamos. ¿Pues por qué razón nos apunta Cristo la deuda y no nos persuade la paga? Con dos palabras de san Pablo entenderemos éstas (Rom., 13.8): Nemini quidquam debeatis, nisi ut invicem diligatis. Cristianos, dice san Pablo, no debáis nada a ninguno, sino el amor de unos a otros. ¡Difícil doctrina! Antes parece que había de decir: si no tuviéredes con qué pagar las otras deudas, a lo menos no debáis el amor de unos a otros. Porque el no pagar las otras deudas, puede tener excusa en la imposibilidad; mas no pagar el amor, ninguna excusa puede tener, porque basta la voluntad para pagar.

Sor Juana Inés de la Cruz. Polémica

domingo, 23 de julio de 2017

Expresar la vida espiritual


El hombre espiritual sabe que lo que escriba ha de ser expresión de su vida espiritual y que solo así tendrá sentido y valor.

Jan Patocka. El hombre espiritual y el intelectual

jueves, 20 de julio de 2017

Los signos del perdón


La escena del perdón a la mujer que ha cometido un pecado me parece la parábola central del Evangelio, y el texto que Jesus grabó en la tierra, la más bella obra de arte de la humanidad, y, tal vez, su definición.

Mircea Cartarescu. Un Escritor

martes, 18 de julio de 2017

Las mentes cerradas


El ejercicio de la constante presencia de Dios es obligarse a recordar que Dios está constantemente presente y actuando en mí; que es Él quien me está dando todo lo que soy y la posibilidad de expresar todo eso que me da, que me comunica mi propio ser, mi identidad. Darme cuenta de que Dios está ahí, que yo no estoy nunca separado de Dios ni Él de mí; es mi mente la que se cierra, la que se pone de espaldas, es mi mente que, por pequeña y miope, se limita a lo aparente, a lo evidente, a lo que estimula el sentir más externo, más superficial.

Antonio Blay. Práctica de la presencia de Dios

domingo, 16 de julio de 2017

Cimiento de la justicia


Buscar la justicia es buscar a Dios. ¿Y como se puede buscar la justicia? La tradición cristiana respetó siempre la inteligencia. Es ella la que tiene que ocuparse de hacerlo. He contado una parte de la dialéctica entre religión, razón y ética. La religión había dado a luz a la moral, que cuando alcanzó la mayoría de edad se convirtió en ética, que a su vez criticó parte de la moral de la que procedía. Ocurrió lo mismo en el campo filosófico. La Física filosófica cuando se hizo mayor de edad se convirtió en Física positiva, que acabó criticando muchas de las posiciones de su progenitora. La búsqueda de Dios —precepto religioso- se transforma en búsqueda de la justicia -precepto ético.

José Antonio Marina. Por qué soy cristiano

viernes, 14 de julio de 2017

Seguir negando al próximo



¡Eh, compañero! ¿Buscas
al Cristo?, gritó alzándose el mendigo
predicador en su hacienda de andrajos
del banco donde duerme,
a espaldas del benéfico Caballero de Gracia.
Tuve miedo en la noche, por si fuera
el Cristo mismo, ebrio, quien me hablara,
y lo negué tres veces

Pablo García Baena. Los campos elíseos

martes, 11 de julio de 2017

Alabanza



Alabemos el agua que ha hecho este bosque
y resuena
entre la inmensidad de los árboles.
Alabemos la luz
que nos permite mirarla.
Alabemos el tiempo
que nos dio este minuto y se queda
en otro bosque, la memoria, durando


José Emilio Pacheco. Los trabajos del mar.

sábado, 8 de julio de 2017

En cualquier momento



La gran culpa del hombre no son los pecados que comete -¡la tentación es fuerte y las fuerzas escasas! -; la gran culpa del hombre es que en cualquier momento puede convertirse y no lo hace.

Martín Buber

sábado, 1 de julio de 2017

El mundo que perdió a Dios


U
n mundo que ha perdido el Dios cristiano tiene que ir asemejándose al mundo que no lo conoció. Al igual que el mundo de Tales y de Platón, nuestro mundo moderno está "lleno de dioses". Conocemos a la ciega Evolución, a la perspicaz Ortogénesis, al benévolo Progreso y a otros que es más discreto no mencionar por su nombre, y no tenemos por qué herir los sentimientos de los hombres que todavía les rinden culto. Empero es importantísimo para nosotros demostrar que la humanidad está condenada cada vez más a vivir bajo la fascinación de una nueva mitología científica, social y política, si no exorcizamos resueltamente de ella esas perturbadoras nociones, cuya influencia sobre la vida moderna se está haciendo aterradora. Millones de hombres se están desangrando y muriendo de hambre sólo porque dos o tres de esas abstracciones pseudocientíficas o pseudofilosóficas están ahora en pugna. Parece como si, cuando los dioses luchan entre sí, fueran los hombres quienes tuvieran que morir.

Etienne Gilson. Dios y la filosofía

jueves, 29 de junio de 2017

El silencio como oración


Difícil. Demasiado difícil en un mundo que rebosa ruidos y palabras huecas. Supone todo un desafío, un enfrentamiento contra los reclamos que nos llegan desde fuera y que dividen una y mil veces nuestra personalidad hasta dejarla desprovista de defensas, a merced de quien quiera manipularla. Se necesitará una ascesis continuada para recuperar la inmunidad. Una ascesis de silenciamiento de la mente, la afectividad, el cuerpo, el ambiente...

Antonio Botana. Juntos en tu búsqueda

martes, 27 de junio de 2017

Testimonio contra retórica


Hay un estandarte puesto ante nosotros al que respondemos con todo nuestro ser, que es el de una vida heredada y eterna, plena, y esa es nuestra verdadera patria. Puede usted decir: ‘todo eso es retórica’. Pero estaría usted equivocado, porque es más bien una visión, un reconocimiento y un testimonio. Mas, tómelo nomás por retórica. ¿Tiene usted alguna semejante? Si es sólo retórica, ¿de dónde fluye este río? ¿O qué reserva es esa que puede llenar con fuego incluso a un hombre como yo? ¿Puede acaso su opinión (o duda o agudeza) hacer lo mismo?

Hilaire Belloc. Carta a William Inge, publicada en el “Evening Standard” en diciembre de 1923

sábado, 24 de junio de 2017

Tan lejos de Dios


¡Oh eterna revolución de estrellas consteladas,
Oh eterna recurrencia de estaciones tercas,
Oh mundo del otoño y la primavera, del nacimiento y la muerte!
El ciclo sin fin de idea y acción,
De creación infinita e infinito experimento,
supone conocer el movimiento pero no la quietud;
conocer el habla pero no el silencio;
conocimiento de palabras pero ignorancia del Verbo.
Todo nuestro conocimiento nos acerca a nuestra ignorancia,
toda nuestra ignorancia nos acerca a la muerte,
pero estar cerca de la muerte nos supone estar cerca de Dios.
¿Dónde está la vida que perdimos viviendo?
¿Dónde la sabiduría perdida en el conocimiento?
¿Dónde está el conocimiento que hemos perdido en la información?
Los ciclos del Cielo en veinte siglos
de Dios nos alejan y al polvo nos acercan.

T.S. Eliot. Coro de la Roca (frag.)

martes, 20 de junio de 2017

La multitud que acompaña al solitario


El culto verdadero a Dios trasciende el tiempo, la cultura, el lenguaje y la nación. Cuando adoramos a Dios y al Cordero, nos unimos a una vasta multitud de santos de todas las gentes y todas las eras de la historia (Ap 7,9-17). Entender que somos parte de esta multitud hace que seamos menos propensos a ser utilizados por una lealtad monstruosa a tribu o nación. Es menos probable que permitamos que las obsesiones y perspectivas de nuestra generación eclipsen la sabiduría alcanzada por los santos a lo largo de las edades. Respetaremos y aprenderemos de la reflexión teológica, las disciplinas espirituales, los credos, las convicciones éticas de creyentes a lo ancho del mundo y a través de las generaciones. No abandonaremos esas partes de la Sagrada Escritura que desentonan con nuestras preferencias políticas o culturales.

J.Nelson Kraybill. Apocalipsis y Lealtad

sábado, 17 de junio de 2017

Las noches y los relámpagos


Agradezco haber sido la Bernardita a la que amenazaron con llevar a la cárcel porque te vi a ti, Madre... Agradezco que fui una Bernardita tan pobre y tan miserable que, cuando me veían, la gente decía: "¿Esa cosa es ella?", la Bernardita que la gente miraba como si fuese el animal más exótico...

 Por el cuerpo que me diste, digno de compasión y putrefacto..., por mi enfermedad que arde como el fuego y quema como el humo, por mis huesos podridos, por mis sudores y fiebre, por los dolores agudos y sordos que siento..., te doy las gracias, Dios mío.

Y por el alma que me diste, por el desierto de mi sequedad interior, por tus noches y por tus relámpagos, por tus rayos,.., por todo. Por ti mismo, cuando estuviste presente y cuando faltaste..., te doy las gracias, Jesús.

Santa Bernardita. Testamento

miércoles, 14 de junio de 2017

Lugares de encuentro


El mundo creado que nos rodea es como una voz que nos habla. Sí nuestra fe es débil esa voz provoca en nosotros la distracción, nos separa de Dios y nos centra en nosotros mismos. Con el aumento de la fe se produce el proceso opuesto; el mundo extemo empieza a hablarnos de Dios, nos concentra en Dios y nos impulsa hacia él. Se convierte en un signo de su presencia, nos ayuda a entablar contacto con él y se transforma en un lugar de encuentro con él.

Tadeus Dajczer. Meditaciones sobre la fe

sábado, 10 de junio de 2017

El disfrute de este mundo



Frente a Juan el Bautista, «que no comía ni bebía» (Mt 11,18; cf. Me 1,6) y cuyos discípulos ayunaban (Mt 2,16-22) —en actitud coherente con el adusto mensaje del juicio divino que el Precursor proclamaba—, Jesús aparece en los evangelios participando con frecuencia en banquetes, hasta tal punto que sus adversarios llegan a acusarle de ser «un comilón y bebedor de vino, amigo de publícanos y pecadores» (Mt 11,19; Le 7,34). Esta acusación, tan injuriosa para Jesús, que los evangelios nos conservan, responde sin duda a la realidad histórica, ya que es impensable que pueda haber tenido su origen en el ámbito de la primera comunidad cristiana (...)

El reino se presenta no sólo como promesa de un futuro, sino como realidad anticipada ya bajo el signo de la comida festiva Jesús se distancia de los antiguos profetas, pero sobre todo de la mentalidad apocalíptica de su tiempo, que excluía toda realización del reino aquí en la tierra, remitiéndola a una edad futura, celestial, que seguirá a la edad presente (...)

El hecho de que las comidas de Jesús no se realicen dentro de un ámbito sagrado, sino que acaezcan en la cotidianeidad de la existencia misma, es también un signo de la incardinación inicial de los bienes mesiánicos futuros en la vida presente, en el normal proceso de la historia.Una segunda novedad que caracteriza a las comidas de Jesús es la participación en ellas de los pecadores, lo cual escandaliza a muchos de sus contemporáneos piadosos El convite, para Jesús, no queda enmarcado en los estrechos límites de un acto social convencional. Ni siquiera se reduce a un acto de hospitalidad o confraternización humana (aunque también sea eso), pues para ello bastaría con invitar a los amigos y conocidos algo que Jesús trata de superar, evidentemente (cf Le 14,12) Antes bien, las comidas festivas se convierten para Jesús en signo de la acogida gratuita y generosa de Dios para con los pecadores y, por ello, en signo concreto de gracia y de alianza nueva, de presencia del reino de Dios.

Manuel Gesteira Garza. La Eucaristia misterio de comunión

jueves, 8 de junio de 2017

La presencia de los santos


A medida que daba a conocer mis miedos, crecía en mí la conciencia de la presencia de los santos. En cierto sentido, ellos estaban más presentes que yo, porque eran más conscientes, estaban más despiertos y más vivos en Dios. Eran como hermanos mayores que habían acudido a ayudar al pequeño cuando se ha hecho daño. Mi oración se convirtió en una conversación que los incluía a todos.

Scott Hans. Ángeles y santos

lunes, 5 de junio de 2017

El espacio para el encuentro


Pero la fe no tiene nada que ver con el lodazal de la experiencia religiosa; la fe es milagro, salto en el vacío, espacio vacío) por la gracia de Dios. La justificación viene únicamente a través de la fe, pero aquí «fe» significa fidelidad de Dios. La fe del creyente es espacio vacío para la fidelidad del Dios de las promesas.

Rosino Gibellini. La Teología del siglo XX

jueves, 1 de junio de 2017

Partitura del silencio


Algunos pensadores de la antigüedad explicaban el “Rostro radiante del recién nacido” por el hecho de que todavía escuchaba el eco de la música celestial de los espacios interestelares que acababa de atravesar su alma. Los Padres de la Iglesia han escrito que el hombre, microcosmos del universo creado, podía oír en el silencio de su alma la música armoniosa de toda la creación. Y el tradicional simbolismo pictórico que representan multitud de ángeles músicos que, entre cielo y  tierra, tocan con sus instrumentos una música imperceptible y eterna, quería significar también, que el universo cósmico es una inmensa sinfonía, en la que cada criatura, animada o inanimada, ejecuta su partitura para la mayor gloria del Creador.

Michel Hubaut. Los caminos del silencio

domingo, 28 de mayo de 2017

La Fuente de la alegría


En el mundo existe la tristeza. ¡Dios carece de ella!

Marina Ivanovna Tsvetáyeva. Locuciones de la Sibila

viernes, 26 de mayo de 2017

El poder de Dios



Si hay poder no tiene nada que ver con nuestra lógica ordinaria de control o de dominio. Lo que es especificamente cristiano comienza allí donde nuestras ideas usuales guardan silencio, cuando nos vemos frente a frente con lo humanamente inimaginable y cuando el amor de Dios habla a nuestro corazón a través de Cristo muerto y resucitado.

Michael Paul Gallager. Mapas de la fe

miércoles, 24 de mayo de 2017

Meditar


Cuando detengas el pensamiento de ti mismo, y la voluntad de ti mismo; "cuando tanto tu intelecto como tu voluntad estén en calma, y pasivos frente a las impresiones de la Palabra y del Espíritu Eternos; y cuando tu alma vuele por encima de lo temporal, de los sentidos externos, y tu imaginación sea aprisionada por la abstracción santa", entonces la escucha, la visión y el habla eternas se revelarán dentro de ti. Entonces Dios escucha "y ve a través de ti”, pues eres ahora un órgano de su espíritu. Y Dios habla entonces de ti, y susurra a tu espíritu y tu espíritu escucha su voz. Bendito seas por tanto si puedes detener tus pensamientos y tu voluntad, y puedes detener la rueda de tu imaginación y de tus sentidos; pues gracias a esto podrás finalmente llegar a ver la gran salvación de Dios, habiéndote vuelto capaz de toda clase de sensaciones divinas y comunicaciones celestiales. Pues no son sino tu propia escucha y tu propia voluntad quienes obstaculizan, de modo que te impiden ver y oír a Dios.

Jakob Boehme. Diálogos Místicos

lunes, 22 de mayo de 2017

Volver a ser niño



No empezaré a verter con mi cucharilla en su oído la santa Teología;
me limitaré a sentarme junto a usted y confiarle mi secreto:
yo, un sacerdote,
creo en Dios como lo haría un niño.

Jan Twardowski

viernes, 19 de mayo de 2017

Solo perdura el amor


Como una mano que en el instante de la muerte y del naufragio
se levanta al modo de los rayos del sol poniente, así surgen
por todas partes tus miradas.
Quizá ya no haya tiempo, ya no haya tiempo para verme,
Pero la hoja que cae y la rueda que gira te dirán que nada
perdura en la tierra,
Salvo el amor,
Y de esto quiero convencerme.
Botes de salvamento de colores rojizos,
Tempestades en fuga,
Un vals anticuado que se llevan el tiempo y el viento por los
largos caminos del cielo

Robert Desnos. Como una mano que en el instante de la muerte y del naufragio (Fragmento)


lunes, 15 de mayo de 2017

El administrador


La vida ha sido confiada a la libertad y corresponsabilidad de la persona. El hombre no es dueño absoluto de su vida; es, simplemente un administrador bajo la soberanía de Dios. El aceptar la responsabilidad de la vida propia y de la de los demás es una expresión destacada en el cuadro de la moral de alianza. El cuidar de la vida de los demás, el transmitir responsabilidad frente a la vida y promocionar su calidad son signos de verdadero monoteísmo, de nuestra confesión de formar una familia presidida por Dios.

Bernhard Haring . Libertad y Fidelidad en Cristo.

viernes, 12 de mayo de 2017

Este lugar




Este lugar es obra de Dios,

misterio inestimable y libre de todo
defecto

Anton Bruckner. Locus iste

martes, 9 de mayo de 2017

Rezar con las propias palabras


Nacimiento de un escritor : un hombre joven , educado en la fe católica, experimenta un descubrimiento deslumbrante: de pronto empieza a comprender que, al rezar, no necesariamente debe repetir las palabras de una oración, escritas en un devocionario, sino que puede rezar con "palabras propias". Él mismo puede componer una oración. Él mismo puede componer las palabras.

Adam Zagajewski. En la belleza ajena

domingo, 7 de mayo de 2017

El Todo


Después de un análisis implacable, los eruditos de este mundo no han dejado títere con cabeza de lo que antes se tenía como sagrado. Éstos, sin embargo, han estudiado sólo las partes y han pasado por alto el todo y lo han hecho de tal manera que uno no puede sino asombrarse de su ceguera. Pero el todo sigue todavía ahí, ante sus ojos, más firme que nunca y las puertas del infierno no prevalecerán contra él.

Fedor Dostoievski. Los hermanos Karamazov

miércoles, 3 de mayo de 2017

El peso de las palabras


Que vuestro sí sea sí y vuestro no, no, para no incurrir en el pecado» (Sant. 5, 12)? Son palabras del Nuevo Testamento pero, por lo que parece, ya no se citan por temor a incurrir en sospechas y acusaciones de «integrismo», de «falta de espíritu dialógico», olvidando que el diálogo —el auténtico diálogo— tiene como presupuesto la claridad de las posiciones. El respeto y la caridad hacia el adversario consisten en decirle con exactitud lo que se aprueba y lo que se condena, no lo que se cree y lo que se rechaza. Hay que volver a utilizar pocas palabras, y claramente. Si es necesario, habrá que recurrir a las palabras «fuertes», escandalosas; pero, precisamente por esto, más eficaces. Incluso, la más impronunciable de todas: «infierno».

Vittorio Messori . Los desafíos del Católico

domingo, 30 de abril de 2017

Libertad


Ubi fides, ibi libertas.

Donde hay fe hay libertad. 

San Ambrosio

martes, 25 de abril de 2017

En caso de necesidad



Prediquen el Evangelio. Si es necesario, usen palabras

San Francisco de Asís

jueves, 20 de abril de 2017

Que cante la cibernética...


Cristo ha resucitado hay que vociferarlo desde las cumbre
que se difunda por explosión demográfica del planeta 
por boca de los muertos de los que nacen de los que se besan 
por transmisión hereditaria por contagio por cosmovisión 
alégrense las maternidades los relámpagos las dormidas 
alégrense los laboratorios las cocinas los yacimientos 
que cante la cibernética Cristo ha resucitado 
que la computación esté a punto de estallar de gozo porque en sus memorias 
ya vibra la información completa del hecho número uno 
que los enjambres del éter se lo susurren a su manera 
que salga a los caminos y a la estratósfera este grito errante 
que se aparezca en sueños que se oiga por la ultratumba 
que la Iglesia lo grite en lo alto de las montañas y en los abismos
 100 que lo haga estallar por dentro de las cabezas y que este sol
 y el sistema solar y la vía láctea y el universo
 se desplomen sobre sí mismos porque Cristo resucitó! 

José Miguel Ibañez Langlois. Libro de la Pasión

lunes, 17 de abril de 2017

Pascua de Resurrección 2017


En el momento de la comunión, en la misa de Pascua, la gente se levantaba en silencio, se dirigían al fondo de la iglesia por un pasillo lateral, volvían después a pasitos lentos por el pasillo central, avanzando hasta el coro donde un sacerdote barbudo, con gafas de plata redondas, les daba de comulgar ayudado por dos mujeres con el gesto endurecido por la importancia de su tarea -ese tipo de mujeres sin edad que cambian los gladiolos del altar antes de que se pudran y cuidan de Dios como de un viejo marido fatigado. Sentado en el fondo de la iglesia y esperando mi turno para unirme al cortejo, me fijaba en la gente -sus ropas, sus espaldas, sus nucas, el perfil de sus rostros. Durante un segundo mi visión se abrió y descubrí, arrastrada por aquella corriente lenta y silenciosa, a la humanidad entera, a sus miles de millones de individuos: ancianos y adolescentes, ricos y pobres, mujeres adúlteras y niñas formales, locos, asesinos y genios, todos arrastrando los zapatos sobre las losas frías y desgastadas de la iglesia, como muertos que surgieran sin impaciencia de su noche para ir a alimentarse de luz. Supe entonces lo que sería la resurreccion y qué calma asombrosa la precedería.

Christian Bobin. Resucitar

miércoles, 12 de abril de 2017

Via Crucis 2017 (II)



Tú sabes que los hombres somos buenos
ladrones, y quisiéramos
robarte un poco de alegría, porque
no nos parece justo que tu estes impacible,
feliz en el azul radiante. Deja
correr tu sangre iluminando valles
profundos, desbordantes como un río,
para acabar filtrándose en la tierra.
Que tus palabras bajen, caigan
humanamente sobre nuestras manos,
como monedas y milagros. Deja
que te veamos, quíate esas nubes
de delante, sostennos, ay, en vilo.

Y esa higuera maldita que llevamos
todos dentro, sin vida casi, dale
tu agua pura, y que crezca, y que le salgan
hojas verdes, como si ya estuviera
abierto el cielo y viéramos brillar de nuevo el sol

Carlos Sahagún

martes, 11 de abril de 2017

Via Crucis 2017 (I)




Viene entonces donde los discípulos y los encuentra dormidos; y dice a Pedro: «¿Conque no habéis podido velar una hora conmigo?
(Mateo 26:40)

La indiferencia del mundo, frente a los televisores, medio adormecidos, como los apóstoles con el Cristo que ora, vemos a nuestro prójimo tras la pantalla, nos indignamos, retuiteamos, compartimos el comentario, sin que podamos acompañarle más de un momento antes de volver al sopor del confort.
En el fondo de ese cáliz amargo, imágenes de niños gaseados, de cuerpos flotando en el mediterráneo o destrozados bajo los escombros de un bombardeo, la propia violencia que nos rodea, la mujer apuñalada, el feto destrozado en un lugar aséptico,  la miseria del que busca entre cubos de basura, la del que duerme en un cajero, el dolor de los hospitales, la soledad de los ancianos, los abismos de una sociedad que sorteamos cambiando de canal.


Y ¿nuestras manos? ¿Sólo sirven ya para hacer zapping? ¿No son acaso, como dijo Santa Teresa, las manos de Dios sino las nuestras? 


domingo, 9 de abril de 2017

Domingo de Ramos 2017


Pantocrator de Cefalú

T
ú eres la alegría y la salvación de todos, tanto si te vemos montado sobre el asno o clavado en la cruz

Guerrico de Igny. Sermones para el domingo de Ramos

viernes, 7 de abril de 2017

La esencia


Es necesario permanecer instalado en la esencia y el fondo del alma, es allí donde uno puede ser tocado por la simple esencia de Dios, sin recurrir a ninguna imagen

Johannes Tauler. Opera Omnia

miércoles, 5 de abril de 2017

La voz del profeta




Ciego vagaba en el triste desierto

Mi espíritu sediento padeció,

un alado ángel, de pronto,

en una encrucijada apareció.

Con leves dedos como sueño

mis párpados tocó.

Se abrieron proféticos mis ojos

Ojos de un águila en peligro.

Rozó mis oídos,

de clamores se llenaron, de sonidos:

Oí las vibraciones del cielo
sus angelicales vuelos

el discurrir de los peces bajo el mar

Y el crecer silencioso de la vid.

Me apartó los labios, me arrancó la lengua

Maliciosa, locuaz y pecadora.

Con mano ensangrentada

Puso entre mis labios yertos

bífida lengua llena de sabiduría.

Abrió mi pecho con su espada,

Arrancó mi palpitante corazón

Y un ascua ardiente en la herida me incrustó.

Exánime yacía sobre el desierto

Cuando la voz de Dios me despertó:

“Levántate, Profeta, abre tus ojos, tus oídos,

Y a través del mar y de la Tierra, de los pueblos

Tu verbo abrase el corazón”.


Alexander Pushkin. El profeta

domingo, 2 de abril de 2017

Preparar la resurección



Explícame qué es el pecado,

La muerte, el infierno, la azufrada llama,

Si ante los ojos de todos

Como el retoño del tallo

Uní a tu talle mi tristeza inmensa.

Cuando aprietan mis rodillas

Tus firmes pies, Jesús,

Tal vez aprenda a abrazar

La recta viga de la cruz

Y perdiendo los sentidos me arroje a tu cuerpo:

Preparando  la resurección.


Borís Pasternak. Poemas de Yuri Zhivago (Magdalena. Fragmento)

sábado, 25 de marzo de 2017

La tolerancia


La auténtica y realista doctrina social católica es tolerante con la debilidad humana y se aleja de peligrosos perfeccionismos: mira con humildad y tenacidad la instauración de un orden social que permita al ser humano cumplir de la mejor manera posible la voluntad de Dios y conducirlo a una vida cristiana. Es una doctrina, pues, que rechaza tanto el utopismo como un espiritualismo de gueto que no reconozca a la fe ninguna capacidad ordenadora en el campo de lo social y abandone el mundo a su destino.

Joseph Hóffner

miércoles, 22 de marzo de 2017

Lo que en ti suspira




Has de saber que Dios
alienta en ti desde el principio,
y si arde tu corazón y no traiciona nada,
Él creo dentro de ti lo que suspiras

Gastón Baquero