"El arte que trasciende, que ayuda a ver y encontrar al otro, que es expresión de la tradición y de la renovación de la fe y de belleza". Benedicto XVI

sábado, 17 de febrero de 2018

La avidez de posesiones


Consentimos que la Creación se destruya pedazo a pedazo por culpa del delirio de la omnipotencia y la avidez de posesiones. Esta situación se me manifiesta del modo más evidente cuando siento que Dios concibió algo bien distinto con la Creación. Cada vez que repito junto a otros: “Creo en Dios, Creador…”, no se trata de una explicación o un análisis del mundo. Significa más bien una declaración de amor que se refiere a ese ritmo de la vida. Podemos sentirlo, podemos padecerlo. Podemos incluso alabarlo.


Dorothee Sölle. Mística de la muerte



miércoles, 14 de febrero de 2018

Miercoles de Ceniza 2018


La cruz que las cenizas trazan sobre nosotros es el signo de la victoria de Cristo sobre la muerte. Las palabras ‘Recuerda que eres polvo y al polvo volverás’ no deben de interpretarse como una especie de ‘sacramento de la muerte’ (como si tal cosa fuera posible). Podría ser un buen estoicismo recibir un mero recordatorio de nuestra condena a muerte, pero eso no es cristianismo. 

Thomas Merton

domingo, 11 de febrero de 2018

El fundamento


La religación -religatum esse, religio, religión, en sentido primario- es una dimensión formalmente constitutiva de la existencia. Por tanto, la religación o religión no es algo que simplemente se tiene o no se tiene. El hombre no tiene religión, sino que, velis nolis, consiste en religación o religión. Por esto puede tener o incluso no tener una religión, religiones positivas... La religión no es una propiedad ni una necesidad; es algo distinto y superior: una dimensión formal del ser personal humano.

La cuestión acerca de Dios se retrotrae así a una cuestión acerca del hombre. Y la posibilidad filosófica del problema de Dios consistirá en descubrir la dimensión humana dentro de la cual esa cuestión ha de plantearse, mejor dicho, ya está planteada.

Xavier Zubiri. Naturaleza, Historia, Dios

viernes, 9 de febrero de 2018

Los problemas como material de construcción


Para la Iglesia actual los problemas de hoy, los acontecimientos de hoy , son en realidad los puntos de impacto de la Gracia y los materiales de construcción del reino de Dios.

Leon Arthur Elchinger. Mirando al futuro despues del Vaticano II

miércoles, 7 de febrero de 2018

De donde fluye el río


La Madre de Dios es nuestra también. Nuestros muertos están con nosotros. Incluso en medio de nuestras miserias terrenales a lo lejos siempre oímos algo de la música eterna y olemos un aire de hogar. Hay un estandarte puesto ante nosotros al que respondemos con todo nuestro ser, que es el de una vida heredada y eterna, plena, en nuestro propio país. Puede usted decir: ‘todo eso es retórica’. Pero estaría usted equivocado, porque es más bien una visión, un reconocimiento y un testimonio. Mas, tómelo nomás por retórica. ¿Tiene usted alguna semejante? Si es sólo retórica, ¿de dónde fluye este río? ¿O qué reserva es esa que puede llenar con fuego incluso a un hombre como yo? ¿Puede acaso su opinión (o duda o agudeza) hacer lo mismo? ¡Pienso que no!

Hilaire Belloc. Carta a William Inge

lunes, 5 de febrero de 2018

El fracaso del intelecto


Le he pedido a Dios durante toda mi vida que yo pueda ser capaz de llevar una pequeña piedra al frágil  y enfermo edificio de nuestro conocimiento, de esos profundos misterios de la vida y la muerte, donde todos nuestros intelectos de  forma tan  lamentable han fracasado ...

Louis Pasteur. Reflections of my Life

miércoles, 31 de enero de 2018

Punto de partida y objetivo


Para la persona religiosa, Dios viene directa e inmediatamente. Él y Su Voluntad omnipotente son el manantial de toda la vida y de todos los acontecimientos, tanto en el mundo material como en el mundo espiritual. Aunque Él no pueda ser entendido por la razón humana, los símbolos religiosos le dan una visión directa de Él, y Él planta su mensaje sagrado en las almas de aquellos que fielmente se encomiendan a Él. En contraste a esto, el investigador de las ciencias no reconoce inmediatamente nada, salvo el contenido de sus experiencias sensoriales y de las mediciones basadas en éstas. Comienza a partir de este punto, en un camino de investigación inductiva, para aproximarse lo mejor que pueda al fin supremo y eternamente inalcanzable de su búsqueda: Dios y Su orden universal. Por tanto, tanto la religión como las ciencias requieren una creencia en Dios para realizar sus actividades; en la primera, Él es el punto de partida; en la segunda, Él es el objetivo de todo proceso de pensamiento. En la primera, Él representa la fundación, en la segunda – la corona de cualquier razonamiento sobre la visión del mundo.

Max Planck. Religion und Naturwissenschaft