"El arte que trasciende, que ayuda a ver y encontrar al otro, que es expresión de la tradición y de la renovación de la fe y de belleza". Benedicto XVI

sábado, 3 de diciembre de 2016

La certeza



Ella no dudaba de El; 
pronto se cumpliría el día tercero. 
Había pasado toda la noche orando,
 y al alba, respiraba bajo el pórtico
 a las primeras luces de aquel día;
 las dos Marías vuelven:
iban las dos cogidas de la mano, 
casi tan temerosas como extasiadas. 
—«El Maestro ya no está en el sepulcro», dice la una. 
La otra, de repente. creyendo que la Madre vacila:
 —«¡Madre, Madre, que el Maestro vive!» 
La Madre, entre sollozos y sonrisas, Dice:
 —Hijas, bien cierto lo sabía.»

Henri Ghéon 

jueves, 1 de diciembre de 2016

La unidad



Nos llamamos hermanos y hermanas en la fe, y lo somos. En un mundo atravesado y agitado por numerosos conflictos, esta es una buena noticia. Cada vez somos más conscientes de que hoy las verdaderas diferencias no se dan entre católicos y evangélicos ni entre católicos y ortodoxos, sino entre quienes creen en el Dios misericordioso que se ha revelado en Jesucristo para salvación de todos los hombres y quienes no comparten esta fe o todavía no la han conocido realmente.

Walter Kasper. La unidad en Jesucristo

lunes, 28 de noviembre de 2016

Las máquinas de la deformación


Negándole al espíritu su primacía, nuestra civilización se ha «barbarizado». Retrocedemos en vez de avanzar. Sólo la verdad nos hará libres. Y no la verdad sobre los átomos, sino sobre el hombre. «Conócete a ti mismo.» No nos conocernos. Y esto por culpa de la escuela, que se ha convertido en una máquina de deformación; por culpa de una política, de  una sociología ignorante de los valores espirituales. Ambiente artificial que no está adaptado ni a nuestra talla ni a nuestra forma. Vamos degenerando moralmente y mentalmente.  La religión del «confort» y de un «standard» de vida, aumentado cada día por necesidades artificiales que nos vamos creando, conduce a la peor «proletarización», a la del espíritu. El marxismo conduce al mismo resultado que el capitalismo...

Alexis Carrel. La conducta en la vida

sábado, 26 de noviembre de 2016

Trabajar para la esperanza


He podido entreabrir, para aquellos que la buscan, la puerta a la esperanza, ya es mucho para esos espíritus inquietos que no aspiran en realidad, más que reencontrar sus creencias... Esa esperanza que les dejo, trabajo por alcanzarla yo mismo.

Mi conciencia me aconseja dejar a un lado la razón, pues no admite que este instrumento pueda conducir a la verdad.

La razón es tan incapaz para resolver los problemas extraños al dominio puramente humano, como nuestro estómago para digerir piedras.

La razón no me ayuda para nada cuando busco explicaciones sobre lo que sobrepasa el mundo explorable por nuestros sentidos.

No se puede forzar la razón sin que ella manifieste su impotencia o se descarríe.

La inmortalidad del alma satisface, en particular, a nuestro sentimiento de justicia. Sufrimos demasiadas injusticias aquí abajo para no esperar que hay un más allá en donde el bien tendrá su recompensa.

¿Qué necesidad hay, bajo pretexto de liberar los espíritus, de privar a las almas que van a la deriva de inocentes consolaciones y empujarlas a los arrecifes de la desesperación? ¿Qué valen nuestras más seguras verdades?

Charles Nicolle . Premio Nobel de Medicina

jueves, 24 de noviembre de 2016

Lo inmediato


La oración no es el lugar de una reflexión racional, sino una relacion personal inmediata.

Emerich  Coreth. Dios en la historia del pensamiento filosófico

lunes, 21 de noviembre de 2016

La edad del oscurantismo tecnológico


El Mundo está ensayando el experimento de intentar formar una mentalidad civilizada , pero no-cristiana. El experimento fracasará, pero debemos tener mucha paciencia al agardar su colapso; mientras tanto , redimiendo el tiempo: de modo que la Fe sea preservada con vida através de las edades de oscurantismo que nos esperan; para renovar y reconstruir la civilización y salvar al Mundo del suicidio.

T.S. Eliot. Los poetas metafísicos

viernes, 18 de noviembre de 2016

Uno con la divinidad


A menudo, cuando despierto del sopor del cuerpo para volver en mi, veo una maravillosa belleza: entonces creo con la mayor firmeza en mi pertenencia a un mundo más alto y mejor, obra enérgicamente en mi la más gloriosa de las vidas y me hago uno con la Divinidad

Plotino. Enéadas