"El arte que trasciende, que ayuda a ver y encontrar al otro, que es expresión de la tradición y de la renovación de la fe y de belleza". Benedicto XVI

jueves, 17 de agosto de 2017

La contemplación como origen de la ciencia


El acto por el que percibimos lo dado en el mundo en la manera típica y constitutiva de la concepción del mundo, no es ciencia, sino vida. Este acto es la mirada del hombre por entero en su momento contemplativo. El hombre todo está implicado en él, en una actitud típica, que es la actitud contemplativa. Esta mirada no es ciencia, pero de ella puede originarse la ciencia.

Romano Guardini. La esencia de la concepción catolica del mundo

martes, 15 de agosto de 2017

Asunción de la Virgen María 2017.

Michel Sittow


Proclama mi alma la grandeza del Señor,

y se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador;

porque ha puesto sus ojos en la humildad de su esclava,

y por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada,

porque el Poderoso ha hecho obras grandes en mí:

su nombre es Santo,

y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

Magníficat. (Versículos 46 a 50)

domingo, 13 de agosto de 2017

Desde los eternos montes


Con los resplandecientes rayos de la palabra divina, devuelves el calor a quienes se han enfriado por la prolongada duración de esta condición fría y oscura y expulsas y disipas las tinieblas, transformando el sueño en fuerza y energía. Desde los eternos montes, esto es, con la palabra y doctrina de los padres, que supera todo conocimiento y la fuerza de cualquier razonamiento, muestras el camino a quienes quieren buscarlo.

Máximo el Confesor. Meditaciones sobre la agonía de Jesús

jueves, 10 de agosto de 2017

La certeza y los espejismos



¡Oh Señor! La belleza sólo es, pues, espejismo;
nada más Tú eres cierto: ¡Se Tú mi Dueño!
¿Dónde hallarte, en el éter, en la tierra, en mí mismo?
—Un poquito de ensueño te guiará en cada abismo,
un poquito de ensueño...

Amado Nervo. Viejo estribillo

martes, 8 de agosto de 2017

Comenzar la eternidad


Tengamos siempre presente en nuestra mente el pensamiento de que Cristo no sólo vino a librarnos del pecado sino también de las consecuencias del pecado. El vino a ayudarnos a conquistar la eternidad, y ésta comienza en este tiempo, en este mundo, aquí y ahora.

Hélder Camara. Cristianismo, socialismo, capitalismo.

viernes, 4 de agosto de 2017

Lo que exceda la capacidad del alma



S
i la inteligencia y el amor del alma jamás encuentran reposo más que en Dios y en el bien infinito, no es porque lo aprehendan, sino porque al alma nada le basta que no exceda su capacidad

San Buenaventura. Quaestiones disputatae de scientia Christi, VI

martes, 1 de agosto de 2017

Lo que no puede explicarse



 Algunos pensadores no superan nunca el límite que considera que el hombre es un animal. Por ejemplo, los marxistas, siguiendo una teoría del materialismo dialéctico, sostienen que el hombre es meramente un animal que produce, que se procura la subsistencia, y cuya vida está determinada en gran medida por fuerzas económicas. Otros pretenden que toda la vida del hombre no es sino un proceso material con un significado materialista.

¿Es posible definir al hombre en términos tan superficiales? ¿Podemos explicar el genio literario de Shakespeare, el genio musical de Beethoven y el genio artístico de Miguel Ángel en términos materialistas? ¿Podemos explicar el genio espiritual de Jesús de Nazaret en términos materialistas? ¿Podemos explicar el misterio y la magia del alma humana en términos materialistas? ¡Ah, no! Dentro del hombre hay algo que no puede explicarse en términos químicos y biológicos, pues el hombre es algo más que una minúscula fantasía de electrones en movimiento. 

Martin Luther King. La fuerza de amar