"El arte que trasciende, que ayuda a ver y encontrar al otro, que es expresión de la tradición y de la renovación de la fe y de belleza". Benedicto XVI

domingo, 30 de abril de 2017

Libertad


Ubi fides, ibi libertas.

Donde hay fe hay libertad. 

San Ambrosio

martes, 25 de abril de 2017

En caso de necesidad



Prediquen el Evangelio. Si es necesario, usen palabras

San Francisco de Asís

jueves, 20 de abril de 2017

Que cante la cibernética...


Cristo ha resucitado hay que vociferarlo desde las cumbre
que se difunda por explosión demográfica del planeta 
por boca de los muertos de los que nacen de los que se besan 
por transmisión hereditaria por contagio por cosmovisión 
alégrense las maternidades los relámpagos las dormidas 
alégrense los laboratorios las cocinas los yacimientos 
que cante la cibernética Cristo ha resucitado 
que la computación esté a punto de estallar de gozo porque en sus memorias 
ya vibra la información completa del hecho número uno 
que los enjambres del éter se lo susurren a su manera 
que salga a los caminos y a la estratósfera este grito errante 
que se aparezca en sueños que se oiga por la ultratumba 
que la Iglesia lo grite en lo alto de las montañas y en los abismos
 100 que lo haga estallar por dentro de las cabezas y que este sol
 y el sistema solar y la vía láctea y el universo
 se desplomen sobre sí mismos porque Cristo resucitó! 

José Miguel Ibañez Langlois. Libro de la Pasión

lunes, 17 de abril de 2017

Pascua de Resurrección 2017


En el momento de la comunión, en la misa de Pascua, la gente se levantaba en silencio, se dirigían al fondo de la iglesia por un pasillo lateral, volvían después a pasitos lentos por el pasillo central, avanzando hasta el coro donde un sacerdote barbudo, con gafas de plata redondas, les daba de comulgar ayudado por dos mujeres con el gesto endurecido por la importancia de su tarea -ese tipo de mujeres sin edad que cambian los gladiolos del altar antes de que se pudran y cuidan de Dios como de un viejo marido fatigado. Sentado en el fondo de la iglesia y esperando mi turno para unirme al cortejo, me fijaba en la gente -sus ropas, sus espaldas, sus nucas, el perfil de sus rostros. Durante un segundo mi visión se abrió y descubrí, arrastrada por aquella corriente lenta y silenciosa, a la humanidad entera, a sus miles de millones de individuos: ancianos y adolescentes, ricos y pobres, mujeres adúlteras y niñas formales, locos, asesinos y genios, todos arrastrando los zapatos sobre las losas frías y desgastadas de la iglesia, como muertos que surgieran sin impaciencia de su noche para ir a alimentarse de luz. Supe entonces lo que sería la resurreccion y qué calma asombrosa la precedería.

Christian Bobin. Resucitar

miércoles, 12 de abril de 2017

Via Crucis 2017 (II)



Tú sabes que los hombres somos buenos
ladrones, y quisiéramos
robarte un poco de alegría, porque
no nos parece justo que tu estes impacible,
feliz en el azul radiante. Deja
correr tu sangre iluminando valles
profundos, desbordantes como un río,
para acabar filtrándose en la tierra.
Que tus palabras bajen, caigan
humanamente sobre nuestras manos,
como monedas y milagros. Deja
que te veamos, quíate esas nubes
de delante, sostennos, ay, en vilo.

Y esa higuera maldita que llevamos
todos dentro, sin vida casi, dale
tu agua pura, y que crezca, y que le salgan
hojas verdes, como si ya estuviera
abierto el cielo y viéramos brillar de nuevo el sol

Carlos Sahagún

martes, 11 de abril de 2017

Via Crucis 2017 (I)




Viene entonces donde los discípulos y los encuentra dormidos; y dice a Pedro: «¿Conque no habéis podido velar una hora conmigo?
(Mateo 26:40)

La indiferencia del mundo, frente a los televisores, medio adormecidos, como los apóstoles con el Cristo que ora, vemos a nuestro prójimo tras la pantalla, nos indignamos, retuiteamos, compartimos el comentario, sin que podamos acompañarle más de un momento antes de volver al sopor del confort.
En el fondo de ese cáliz amargo, imágenes de niños gaseados, de cuerpos flotando en el mediterráneo o destrozados bajo los escombros de un bombardeo, la propia violencia que nos rodea, la mujer apuñalada, el feto destrozado en un lugar aséptico,  la miseria del que busca entre cubos de basura, la del que duerme en un cajero, el dolor de los hospitales, la soledad de los ancianos, los abismos de una sociedad que sorteamos cambiando de canal.


Y ¿nuestras manos? ¿Sólo sirven ya para hacer zapping? ¿No son acaso, como dijo Santa Teresa, las manos de Dios sino las nuestras? 


domingo, 9 de abril de 2017

Domingo de Ramos 2017


Pantocrator de Cefalú

T
ú eres la alegría y la salvación de todos, tanto si te vemos montado sobre el asno o clavado en la cruz

Guerrico de Igny. Sermones para el domingo de Ramos